miércoles, 18 de mayo de 2011

CONSUMADO ES















En este día deseo compartir con todos ustedes una palabra que a simple vista parece una palabra común o insignificante, cuando se desconoce su significado, es un palabra que encierra un gran significado para el > ya que se trata del Cumplimiento Profético y Mesiánico de Nuestro Salvador Jesucristo. Los evangelios presentan una serie de cuadros de la vida de Cristo. Los primeros son preciosos. Nos hablan de una luz que llega a Belén y que desde allí había de alumbrar a todo el mundo. Unos años este cuadro nos muestra el poder de Jesús en ciegos que ahora podían ver, cojos que podían caminar, un muerto resucitar, multitudes que son alimentadas milagrosamente, pecadores que encuentran la esperanza en sus palabras. Pero hay un enorme cambio en los temas de estos cuadros de la vida de Jesús. Sucede lo inesperado. Estos cuadros cambian de colores brillantes, y se tiñen de colores oscuros. Vemos a un Cristo sufriendo los horrores de una crucifixión, cargando una pesada cruz en la que más adelante sería colgado en medio de dos ladrones. Contemplamos a un hombre recibir una serie de insultos y burlas, recibir latigazos en su espalda, y puñetazos y escupitajos en la cara. Y finalmente, lo escuchamos gritar con las últimas fuerzas que le quedan: ¡Consumado es!
Juan 19:30  “Y cuando Jesús tomó el vinagre, dijo: Consumado es. Y habiendo inclinado la cabeza, entregó el espíritu”.
Estas palabras significan mucho más que sus últimas palabras con vida. Significan mucho más que el fin de la agonía infernal que acababa de experimentar. Veamos a continuación el Significado o Concepto de esta Palabra:
Consumado es: Palabra en el idioma griego “Tetelestai” que significa "llevado a su fin completo y perfecto". “Pagado en su Totalidad” Es decir ya no hay otro sacrificio  en este mundo. En esta frase se expresa el cumplimiento  de la vida y obra de Jesús  el propósito divino de su venida al mundo   fue llevado a cabo a la me­dida perfecta.
Esto nos enseña que: No hay otro medio por el cual el hombre pueda llegar a Dios ya que fue “JESÚS” quien murió  y resucito de manera perfecta. No fu maría, no fue Pedro, ni el papa es JESÚS.
1 Timoteo 2:5 Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre

PARA SUS DISCÍPULOS FUERON PALABRAS DE DERROTA

La idea del Cristo muerto en manos de sus enemigos iba totalmente en contra de todas sus expectativas. También sabemos que el ánimo de los demás discípulos no era nada optimista. Aquellos hombres que escucharon el reporte de Juan, (Juan 16:26); estaban sentados, en silencio, con los ojos fijos en el suelo escuchando las palabras de Juan.

PARA LOS ENEMIGOS DEL SEÑOR FUERON PALABRAS DE RENDIMIENTO

A. En la Biblia descubrimos que cada paso en la vida de Jesús era una batalla a muerte contra Satanás.
  1. Satanás movió a Herodes para que matara a todos los bebés en Belén para matar al niño Jesús.
  2. Luego lo vemos personalmente tentando a Cristo en el desierto, retándolo a que se aventara desde la cima del templo para morir.
  3. Luego vemos cómo engañó a Pedro para convencerlo de que no muriera en la cruz.
  4. Finalmente vemos que entró en Judas Iscariote para traicionar y vender a Cristo con sus enemigos.
  5. Además, los constantes rechazos de la misma gente entre la que hizo milagros.
B. Sin embargo, la Escritura nos aclara lo que la cruz representó para los enemigos de Cristo.
1 Corintios 2:7-8 - Pero hablamos sabiduría de Dios en misterio, la sabiduría oculta que Dios predestinó antes de los siglos para nuestra gloria, 8 la cual ninguno de los poderosos de este mundo conoció, porque si la hubieran conocido, nunca habrían crucificado al Señor de la gloria.
  1. Satanás saboreó su triunfo en la cruz de Cristo y creyó haber destruido el plan de Dios para la salvación de los hombres. La traición de los judíos envío a Cristo a la cruz. Los soldados romanos fueron los que pusieron los clavos a Jesús en la cruz. Pero el que tomó todo el crédito por la muerte de Cristo fue el diablo, que crucificó al Señor de la gloria. Literalmente se estaba cumpliendo la antigua profecía dada en Génesis 3:15: esta te herirá en la cabeza, y tú la herirás en el talón.
Cuando Jesús gritó que todos estaba consumado, queriendo decir que cualquier otro sufrimiento sería en vano, Satanás estaba convencido de que había sido el triunfador. Pensó que había derrotado al Señor; pensó que el plan de Cristo había fracasado y que sus planes prevalecerían sobre los de Cristo.

PARA EL DIOS EL PADRE FUERON PALABRAS DE CUMPLIMIENTO

El vr. 23, 28 y 36 repiten una frase muy interesante: para que la Escritura se cumpliera.
A. Tanto las profecías como las demandas de la ley se habían cumplido. Jesús dijo 17» No penséis que he venido a abolir la Ley o los Profetas; no he venido a abolir, sino a cumplir, 18 porque de cierto os digo que antes que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la Ley, hasta que todo se haya cumplido. Todas las profecías hechas en relación con la vida y sufrimientos de Cristo se estaban cumpliendo. Como nunca antes se habían cumplido todas las exigencias de Dios que es tres veces santo. Nadie, ningún solo hombre había podido cumplir completamente con la ley de Dios. Todos habían fracasado, pero Jesús fue el único que llevó una vida plenamente recta ante los ojos de Dios.
B. La paga por el pecado se había cumplido por completo. La etiqueta del precio del pecado es la muerte. La muerte de Cristo fue el pago total. Era imposible que se hubiera pagado de otra forma.
C. Consumado es significa que no se puede hacer nada más ni se necesita nada más para asegurar la salvación de los pecadores. Hebreos 10:11-12 dice: 11 Ciertamente, todo sacerdote está día tras día ministrando y ofreciendo muchas veces los mismos sacrificios, que nunca pueden quitar los pecados. 12 Pero Cristo, habiendo ofrecido una vez para siempre un solo sacrificio por los pecados, se ha sentado a la diestra de Dios.
  1. Durante cientos de años, ríos de sangre habían corrido desde el altar de Dios. Sin embargo, el precio del pecado nunca se había pagado. La obra de los sacerdotes había sido imperfecta. Cada día que pasaba traía nuevos pecados y con él nuevas demandas de sangre.
  2. Pero la Biblia enseña que lo que miles de sacrificios de animales no pudieron hacer, nuestro Señor lo pudo hacer con UN SOLO SACRIFICIO HECHO UNA VEZ Y PARA SIEMPRE.

PARA EL CREYENTE EN CRISTO SON PALABRAS DE SEGURIDAD

A. Esto significa que la salvación del verdadero creyente es totalmente segura. Cristo lo hizo absolutamente todo. Muchos creen que la muerte de Jesús en el Calvario hizo posible la salvación de los pecadores. Pero decir eso es restarle toda su virtud y minimizar la obra de Cristo. Decir eso es decir que en la cruz nadie fue realmente salvo; es decir que no fue comprada la salvación de nadie; es decir que sólo se consiguió la POSIBILIDAD. Pero la Biblia enseña claramente que sin derramamiento de sangre NO HAY remisión de pecados. Y como la sangre de Cristo fue derramada, entonces en la cruz Cristo compró todo lo que necesitamos los pecadores para ser salvos. Cristo compró EFECTIVAMENTE a los que son suyos.
B. Cristo dijo: Mi vida pongo por las ovejas. Él vino a morir por su pueblo. Vino a morir por sus ovejas; vino por los que el Padre le había dado; vino a morir por su iglesia. Vino a salvar lo que se había perdido. Y las maravillosas noticias de la cruz, son que Cristo tuvo éxito en lo que él se propuso hacer. Así que el que se ha arrepentido de sus pecados y creído en Jesús como su salvador personal puede oír las palabras de Jesús como una garantía de que su salvación está asegurada, pues todo lo hizo el Señor.

PARA LOS PECADORES SON PALABRAS DE SALVACIÓN
A. La muerte de Cristo es la única solución para la necesidad más grande de todos los hombres: el perdón de sus pecados. Ningún pecado es imperdonable. No hay ninguna alma que quede fuera del alcance del poder de la sangre de Cristo. No hay ningún pecador por más vil que sea que no pueda ser perdonado si viene a Cristo. Tal vez alguien piense que ha sido tan malo que Dios no quiera perdonarlo. Pero Cristo dijo: El que viene a mí, no le echo fuera. Venid a mí, todos los que están cansados, que yo los haré descansar.
B. ¡Consumado es! Son palabras que indican que no hay nada que el hombre pueda hacer para salvarse a sí mismo. La Biblia enseña que el hombre sin Cristo está muerto. Como cualquier muerto, no puede hacer nada para revivir. Necesita recibir la vida desde afuera. Por eso la salvación es una obra terminada, y no un proyecto que puede hacer uno mismo. Las buenas obras no pueden ganar la salvación. Por más sincera que sea su devoción, eso no puede pagar sus pecados.

Jesús clamo literalmente en la cruz: “La obra que me diste ha sido completada, la deuda esta pagada, el cordero del sacrificio pascual ha sido encontrado.” La Biblia dice que Jesús grito en voz muy alta, “Consumado es.”

 Con amor
Evangelista: José Capote
e-mail:jcapote77@hotmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada